• Ricardo Martinez

¿Por qué hay que pagar impuestos?


Esta es una pregunta que muchas personas se hacen. Y es que el tema de los impuestos no es claro en ningún país. Por tal motivo, es que aquí trataremos de explicar por qué es que debemos de pagar impuestos de una forma bastante entendible.

No pierdas detalle




¿Por qué pagamos impuestos?


Tal vez sería trivial decir que el estado es una gran familia. Ahora, como en cualquier familia, la contribución de cada uno de sus miembros, desde los padres a los hijos y nietos, trae crecimiento y sustento al país. Así, de la misma manera y en teoría, el pago de impuestos permite aumentar la riqueza, satisfacer las necesidades de los ciudadanos y aumentar el bienestar.


Cada año, puntualmente, llega el momento en que uno tiene que declarar sus ingresos. Normalmente esto sucede a mediados de año.



¿Por qué se tienen que declarar nuestras ganancias?

Un poco de historia:

Muchas personas probablemente, no saben por qué pagan impuestos. Desde tiempos antiguos, los gobernantes imponían impuestos a sus súbditos. Las razones principales por las que se debían pagar impuestos eran tres en esencia:


· Para proporcionar servicios

· Para pagar a los soldados que protegían las fronteras y la residencia del rey

· Proteger a los ciudadanos


Los impuestos eran la base de un contrato, de un pacto social entre el ciudadano y el soberano. Gracias a este pacto, el gobierno podía actuar y permitir el uso de los servicios públicos. Como el Imperio Romano había alcanzado una extensión considerable, el gobierno había confiado la recaudación de los créditos, y por lo tanto de los impuestos, a agentes privados, los llamados publicanos.



¿De qué sirve, hoy en día, pagar impuestos?


Gracias a los impuestos, muchos países tienen la posibilidad de prestar toda una serie de servicios que a menudo se dan por descontados. Hablamos de los costes de la educación, de la sanidad, de los servicios públicos y de los utilizados para la defensa y la seguridad.


Los impuestos tienen el objetivo de sostener el aparato público, la defensa de las reservas naturales, tanto de la tierra como del agua, y también los costos relacionados con la administración de la justicia. Los salarios de los funcionarios públicos también se pagan con impuestos.



Empleados, empleadores y funcionarios públicos.


Los impuestos se pagan al gobierno central y a los gobiernos locales. Hoy en día, gracias a la era de la digitalización, el pago de los impuestos se ha informatizado totalmente. Los funcionarios públicos están exentos de declarar sus ingresos.

El empleador, ya sea público o privado, pretende ser un sustituto de los impuestos. En este caso, al ocupar el lugar del empleado, los empleados públicos y privados son absueltos de presentar una declaración de impuestos, declarando cuánto ha ganado en su lugar, siempre y cuando los empleados no rebasen las cantidades establecidas por hacienda. En México, si un empleado gana más de 400,000 MXN en un año, está obligado a declarar sus impuestos.


Esto es diferente para las cooperativas, los artesanos y los autónomos. En estos casos, lo más recomendable es recurrir a profesionales cualificados, es decir, asesores laborales, contables o expertos fiscales.

0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo